Kinesiología y Estrés

Kinesiología y Estrés

El estrés fue descrito por el endocrinólogo austriaco Selye en 1936. Lo describió como un síndrome producido por diversos agentes nocivos que más tarde sería conocido como respuesta al estrés, síndrome general de adaptación o enfermedades de adaptación.

 

Tipos

Etapas del estrés y el cuerpo:

Toda respuesta al estrés tiene 3 etapas que dependen del tipo, dosis y duración del estímulo:

  1. De alarma.
  2. De adaptación o resistencia.
  3. De agotamiento.

De alarma

Todas las señales de alarma que llegan al cerebro son enviadas al hipotálamo, pequeño órgano situado en el centro de la masa cerebral. El hipotálamo transmite mensajes a todos los organismos por vía nerviosa y por vía sanguínea. Por vía nerviosa, los estímulos producidos por el hipotálamo se transmiten al sistema nervioso simpático, que regula las funciones orgánicas.

Dichos estímulos llegan a producir alteraciones en el funcionamiento de los órganos. También provocan un aumento en la secreción de adrenalina y noradrenalina, que pasan a la sangre y producen reacciones sobre todo al organismo. Por vía sanguínea, el hipotálamo estimula la hipófisis, la cual segrega distintas hormonas que, tras pasar a la sangre, actúan sobre todo el organismo. Lo ideal es evitar el agente estresante que inicia la cadena de alarma.

De adaptación o resistencia

  • Segregación abundante de hormonas.
  • Aceleración de la circulación sanguínea.
  • Aparición adicional de glucosa y glóbulos rojos en la sangre.
  • Reactivación de los mecanismos de coagulación.
  • Mayor intensidad en la respiración.
  • Aumento de la agudeza de los sentidos.
  • Inhibición del sistema digestivo y de otros procesos innecesarios en ese momento, como puede ser la función sexual 3.

De agotamiento

El estrés, además de las alteraciones orgánicas del apartado anterior, también provoca una serie de efectos que tienen que ver con los procesos mentales y de conducta.

Las respuestas psicológicas al estrés suelen ser las siguientes:

  • Pérdida de la capacidad intelectual.
  • Irritabilidad.
  • Insomnio ansiedad.
  • Inhibición del deseo sexual.
  • Depresión.

Desde la Kinesiología

Kinesiología y estrés son una buena combinación ya que en kinesiología las respuestas se transmiten a través de nuestro sistema nervioso y neurológico, creando un diálogo muy eficaz entre la persona y el kinesiólogo/a. Además el contexto psicosocial de cada persona nos indicaría la dirección más adecuada para optimizar nuestros recursos de energía y poder ayudar en diferentes procesos.

En la Kinesiología tenemos diferentes test musculares que nos hablan de hipotálamo, hipófisis, pineal, tiroides, timo, estómago, sistema nervioso autónomo, sistema emocional, etc. Con esta información buscamos la mejor manera de apoyar en el proceso. Ejemplo Estructural: Técnica de subluxación y fijación. A través de esta técnica se liberan vertebras que a su vez liberan presión en el sistema nervioso autónomo. Con esta liberación estamos apoyando y nutriendo nervios simpáticos y parasimpáticos, que a su vez ayudan a órganos y vísceras que están conectados a ese sistema nervioso.

Por el Lic. César Vega, Kinesiólogo Fisiatra (M.N: 13.211), miembro del Staff de Rebiogral.

Compartir

© 2017 Rebiogral