Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter

Estrés y Ansiedad: Incumbencia Kinesiológica

Centro REBIOGRAL 0 806

¿Qué es el estrés?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés como «el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción». Ante una situación de estrés, el organismo tiene una serie de reacciones fisiológicas que activan el eje hipofisosuprarrenal y el sistema nervioso vegetativo. 

Fisiológica o biológica es la respuesta de un organismo a un factor de estrés tales como una condición ambiental o un estímulo. El estrés es el modo de un cuerpo de reaccionar a un desafío. De acuerdo con el evento estresante, la manera del cuerpo a responder al estrés es mediante el sistema nervioso simpático de activación que da lugar a la respuesta de lucha o huida. Debido a que el cuerpo no puede mantener este estado durante largos períodos de tiempo, el sistema parasimpático tiene tendencia a hacer regresar al cuerpo a condiciones fisiológicas más normales (homeostasis). En los humanos, el estrés normalmente describe una condición negativa o por el contrario una condición positiva , que puede tener un efecto mental, físico e incluso de bienestar o malestar en un ser humano, o incluso en otra especie de animal.

¿Cómo repercute el estrés prolongado en nuestro cuerpo?

El estrés produce dolores de cabeza y espalda , tanto articulares como musculares justamente por el mal funcionamiento de nuestros órganos y vísceras, que a través, del sistema nervioso simpático se refleja o se somatiza en diferentes partes del sistema músculoesquelético.

Repercute en primer lugar y antes que en cualquier otra zona del cuerpo sobre el hígado y vesícula biliar. Este mal funcionamiento hepático-biliar provocará un aumento de toxinas en sangre y una activación del sistema nervioso simpático,el sistema de alerta. Este aumento de toxinas en sangre sumado a la activación del sistema nervioso simpático o sistema de alerta, provocará un aumento involuntario y constante de la tensión de los músculos cervicales, que fatigados aguantarán muy mal cualquier actividad postural prolongada.

El hígado y la vesícula biliar al alterar su funcionamiento inmediatamente provocan un reflejo en la zona de la espalda, específicamente en la zona cervical o zona del cuello. Los músculos del cuello aumentan su tensión de manera involuntaria, provocando bloqueos de las vértebras. Los bloqueos de las vértebras generan compresiones de diversas estructuras nerviosas y vasculares, provocando dolores de cabeza y mareos.

La llamada cefalea tensional no es más que un reflejo de las tensiones psíquicas y emocionales que soportamos en nuestro día a día, que se trasladan a través de la disfunción del hígado a la región cervical provocando estas cefaleas tensionales.

Abordaje kinésico

Desde lo kinésico podemos tratar el estrés y sus consecuencias de la siguiente manera: 

  • Prevención
  • Ejercicios de movilidad articular
  • Ejercicios de fortalecimiento muscular
  • Stretching
  • Reeducacion postural
  • Eutonia
  • Técnicas de relajación muscular
  • Técnicas osteopáticas
  • Técnicas viscerales
  • Anclaje Miofascial
  • Terapias manuales
  • Movilizaciones
  • Masoterapia
  • Hidroterapia
  • Esferodinamia

Por el Lic. César Vega, Kinesiólogo Fisiatra (M.N: 13.211), miembro del Staff de Rebiogral.

A) GLÚTEOS

  • Párese detrás de una silla firme y sosténgase de la silla para mantener el equilibrio. Inhale lentamente.
  • Exhale mientras lentamente levanta una pierna hacia atrás, manteniéndola recta, sin doblar la rodilla ni poner los dedos del pie en punta. Trate de no inclinarse hacia adelante. La otra pierna, la que está usando para mantenerse parado, debe estar un poco doblada.
  • Mantenga la posición por 1 segundo.
  • Inhale mientras baja lentamente la pierna.
  • Repita 10-15 veces.
  • Repita 10-15 veces con la otra pierna.
  • Repita 10-15 veces más con cada pierna.

B) GLÚTEOS

  • Párese detrás de una silla firme con los pies un poco separados y sosténgase de la silla para mantener el equilibrio. Inhale lentamente.
  • Exhale y levante lentamente una pierna hacia el costado. Mantenga la espalda recta y los dedos del pie hacia adelante. La otra pierna, la que está usando para mantenerse parado, debe estar un poco doblada.
  • Mantenga la posición por 1 segundo.
  • Inhale mientras baja lentamente la pierna.
  • Repita 10-15 veces.
  • Repita 10-15 veces con la otra pierna.
  • Repita 10-15 veces más con cada pierna.

C) ISQUIOTIBIALES

  • Párese detrás de una silla firme y sosténgase de la silla para mantener el equilibrio. Levante lentamente una pierna hacia atrás, manteniéndola recta, sin doblar la rodilla ni poner los dedos del pie en punta. Inhale lentamente.
  • Exhale mientras lentamente eleva el talón lo más alto que pueda hacia los glúteos. Doble la pierna solamente desde la rodilla y mantenga las caderas inmóviles. La otra pierna, la que está usando para mantenerse parado, debe estar un poco doblada.
  • Mantenga la posición por 1 segundo.
  • Inhale mientras baja lentamente el pie al piso.
  • Repita 10-15 veces.
  • Repita 10-15 veces con la otra pierna.
  • Repita 10-15 veces más con cada pierna.

D) CUÁDRICEPS

  • 1. Siéntese en una silla firme con la espalda apoyada en el respaldo de la silla. Solamente la parte delantera de los pies y los dedos del pie deben tocar el piso. Ponga una toalla enrollada al borde de la silla y debajo de los muslos para obtener soporte. Inhale lentamente.
  • 2. Exhale y lentamente extienda una pierna hacia delante tan recta como le sea posible, pero no agarrote o trabe la rodilla.
  • 3. Flexione el pie para apuntar los dedos del pie hacia el techo. Mantenga la posición por 3 segundos.
  • 4. Inhale mientras baja lentamente la pierna.
  • 5. Repita 10-15 veces.
  • 6. Repita 10-15 veces con la otra pierna.
  • 7. Repita 10-15 veces más con cada pierna.

E) ABDOMINALES Y CUÁDRICEPS

  • Siéntese en la parte de adelante de una silla firme y sin brazos, con las rodillas dobladas, los pies planos sobre el piso, separados y alineados con los hombros.
  • Inclínese hacia atrás con las manos cruzadas sobre el pecho.
  • Mantenga la espalda y los hombros rectos durante todo el ejercicio. Inhale lentamente.
  • Exhale y mueva su cuerpo hacia adelante hasta que esté sentado recto.
  • Extienda los brazos de modo que estén paralelos al piso y párese lentamente.
  • Inhale mientras se vuelve a sentar lentamente.
  • Repita 10-15 veces.
  • Descanse; luego repita 10-15 veces más.

F) GEMELOS

  • Párese detrás de una silla firme, con los pies separados y alineados con los hombros, y sosteniéndose de la silla para mantener el equilibrio. Inhale lentamente.
  • Exhale y lentamente párese de puntillas, tan alto como le sea posible.
  • Mantenga la posición por 1 segundo.
  • Inhale mientras baja lentamente los talones al piso.
  • Repita 10-15 veces.
  • Descanse; luego repita 10-15 veces más.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguir leyendo:

Tratamiento del dolor
ACV

¿Cómo se trata un ACV?

Se conoce que, en el mundo, entre casos existentes y nuevos, se producen entre 8 y 9 ACV cada 100 habitantes por año. En argentina la estadística marca un caso nuevo cada 9 minutos (aproximadamente), esto significa que tenemos entre 124000/125000 casos nuevos de ACV por año; de los cuales el 80% son isquémicos, por

Marcha por una Ley de Fibromialgia
Prensa

Proyecto de ley para las personas con fibromialgia ¿Es necesaria esta ley?

Las personas con fibromialgia sufren dolor, pero especialmente sufren de desatención y poco reconocimiento social a su patología. No es una enfermedad psicológica. Es multicausal, sí; y provoca un desorden generalizado y mucho dolor, que los puede arrastrar a la depresión. Es necesario hoy visibilizar este desorden que afecta al 6.3% de la población mundial,

conexión cerebro intestinal
neurologia

La estrecha relación intestino/cerebro

Se ha estudiado y se considera que vivimos en una simbiosis o en un equilibrio permanente con más de 100.000 millones de bacterias que habitan en nuestro organismo. Estas pueden ser amigables y ayudarnos en funciones tan importantes como la absorción de los alimentos o en la síntesis de los neurotransmisores. Cumpliendo un rol importantísimo

Ir arriba