Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter

Dos historias de vida, ejemplos de voluntad de cambio

pacientes de parkinson contando su experiencia con el tratamiento

Las protagonistas son Elsa Mulet y Sonia Wexler. La historia de Elsa, paciente con Mal de Parkinson, la cuenta muy bien Nelly Funes, su hija, quien asegura que antes de llegar a Rebiogral , su mamá estaba muy mal, con un dolor muy fuerte de cuerpo en general, le costaba caminar y hasta tenía la mirada perdida.  Sólo quería estar acostada y con las persianas bajas. Una vez que la empezó a atender el Dr. Roberto Quiñones Molina y su equipo multidisciplinario, todo cambió: Elsa dejó el bastón al mes de comenzado el tratamiento y empezó poco a poco a volver a reír. Nelly es una eterna agradecida al amor que recibió su madre desde el primer día en Rebiogral, y asegura que es la clave de la mejoría diaria de quién es una de las personas más importantes de su vida.

Por otra parte, Sonia Wexler tenía diagnóstico de Artrosis y Osteoporosis. Llegó a Rebiogral con mucho dolor, producto de las contínuas caídas. Le habían dicho que debía operarse pero decidió visitar al Dr. Roberto Quiñones Molina para decidir si hacerlo o no. Así fue como empezó un tratamiento de dolor en el cuál la kinesiología cumple un rol fundamental y en el que día a día encuentra una mejoría y un nuevo motivo para vivir plenamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Seguir leyendo:

BTL 6000 High Intensity Laser
Kinesiología

Tecnología láser aplicada a la recuperación de tejidos

Centro Rebiogral incorpora a sus tratamientos maquinaria de alta tecnología que sorprende por su eficacia en recuperación de tejidos con el potencial de mejorar patologías de músculos, tendones, ligamentos, articulaciones, dolores neurales, entre otros. Hoy vamos a conocer el primero de ellos, el BTL 6000 High Intensity Laser. Tratamiento con equipamiento láser de alta intensidad

Dolor

La clásica “culebrilla” es entonces… un virus de la varicela

Sí, la “culebrilla” es una infección por Herpes Zoster de la familia varicela que tiene como localización más frecuente, la región intercostal, o sea la región de los nervios que recorren cada una de nuestras costillas por debajo de ellas. En algunos casos pueden dejar un dolor crónico intercostal a veces de muy difícil tratamiento.

Dolor

Infecciones por herpes zoster 

El Herpes Zoster pertenece a la familia de los virus de la varicela. Generalmente ingresa por nuestra piel y coloniza ganglios nerviosos sensoriales. Genera lesiones cutáneas, que van disminuyendo con los días, pero el virus queda atrapado por nuestros ganglios linfáticos y se queda en estado de latencia, quizás para siempre.  Justin Bieber y la

Ir arriba