Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter

Consecuencias de la inactividad por encierro, en nuestro cuerpo

Efectos de la cuarentena en nosotros

Con la cuarentena estricta iniciada en marzo de 2020 – que luego se fue ablandando- fueron quedando “marcas”, hábitos nuevos de vida y trabajo cambiaron nuestra rutina. El sedentarismo se incrementó enormemente. Las horas sentados frente a pantallas, trabajando, estudiando o como simple dispersión se acrecentaron. Y los seres humanos, como cualquier ser viviente animal, necesitamos del movimiento; lo que estamos observando, es que muchas personas casi no se paran, ni caminan o lo hacen muy poco. Cuando lo ideal, sería caminar entre 7 y 10 mil pasos por día (7 km aprox).

A nivel físico la falta de movimiento genera en nuestro cuerpo:

a) Perdida o disminución de la masa muscular en general (más en Miembros Inferiores); o sea una Sarcopenia o Atrofia muscular. Esto hace sentir a las personas, más débiles, flojas y que cada vez, les cuesta mas poder pararse y caminar bien, con soltura e independencia.

b) Perdida o disminución progresiva de la masa ósea (del calcio de los huesos), lo que se llama Osteopenia u Osteoporosis; lo cual, hace a los huesos más frágiles y propensos a fracturas con pequeños golpes o simples esfuerzos físicos.

c) Aletargamiento o disminución de los reflejos automáticos de ajuste postural o anti-caídas. Las personas (sobre todo a las de más de 50 años) están más propensas a perder eficiencia en sus reacciones y reflejos ante desequilibro, tropiezos, etc. con mayor riesgo de caídas, de traumatismo y de fracturas y de sus complicaciones posteriores.

d) Estar mucho tiempo en cama en posición horizontal, produce congestión de los pulmones, y mayor retención de secreciones traqueo-bronquiales, con mayor riesgo de bronquitis y neumonía.

e) Los flebólogos reportan, que el hecho de estar mucho tiempo en cama, o sentado con las piernas hacia abajo, produce mayor congestión venosa y linfática, con enlentecimiento de la circulación en Miembros Inferiores y aumenta el riesgo de Trombosis venosas y flebitis en las piernas. Mas aun en las personas con varices, o que ya venían con estos problemas; y más aun, en los que padecen Trombofilia, u otros problemas de hiper-coagulacion de la sangre, en mujeres embarazadas y en las que cursan el puerperio.

f) Un aumento del sobrepeso y la obesidad. La Sociedad Argentina de Nutrición, ha hecho estudios y reportado, que producto de esta cuarentena, un 80% de los argentinos, por el sedentarismo y la no buena alimentación subió de peso entre 1 y 3 Kg; y casi un 20% subió entre 3 y 5 Kg. 

g) Mayor rigidez en articulaciones en gral. con incremento de dolores, restricción en los mov. con limitaciones funcionales para caminar, las manualidades, etc.

h) Síndrome de ojos secos; y de cansancio visual. Algunos reportes de Oftalmólogos del mundo señalan, que se está viendo, con mucha frecuencia, por fijar tanto tiempo la vista en el celular, PC, Laptop, TV y otros medios.

Las “heridas” psicológicas

Hasta aquí solo algunas complicaciones físicas, pero también la cuarentena prolongada y la pandemia, están ocasionando grandes secuelas o “heridas” psicológicas. Muchas personas tienen: ansiedad, angustia, incertidumbre, dudas respecto al presente y futuro en cuanto a salud, economía, finanzas personales, institucionales y del país en general; miedo a contagiarse del COVID 19; miedo a ser estigmatizado por padecer la enfermedad; miedo a la inseguridad que parecería estar en  crecimiento; Fobia Social; todo esto, también está provocando mayores trastornos del sueño lo que presupone un mal descanso, un Estrés crónico; que a la vez implica una debilidad del Sistema Inmunológico con mayor riesgo de contraer infecciones virales, bacterianas, por hongos; e incluso riesgo aumentado de contraer cáncer.

¿Cómo podemos enfrentarlo?

En primer lugar, con una actitud y pensamiento positivo ante la adversidad. Esto no significa ignorar la realidad y su complejidad: “mirarle al vaso que tiene la mitad de agua, precisamente esa mitad media llena y no la media vacía”. Esto significa ser realista, cautamente optimista, y no mirar todo lo malo, sino por contrario los aspectos positivos de la vida.

Dentro de las posibilidades de cada uno hay que apuntar a:

– Organizar su actividad diaria, ponerse metas y tareas durante el día: salir de la cama, tomarse un baño, producirse, vestirse con ropa cómoda o deportiva; pararse y caminar varios metros varias veces al día (al menos, un rato cada hora).

– Tomar un poco de sol cada día (entre 20-30 minutos) en el patio, el balcón, la ventana. Esto es una fuente de Vitamina D, además de que el sol, la luminosidad, activa los ciclos circadianos que ayudan a mejorar el sueño. 

– Para contrarrestar el estrés, la angustia; se debe hacer una rutina de ejercicios y actividad física, con estiramientos, elongaciones, ejercicios posturales, ejercicios de propiocepción o de equilibrio de marcha, etc.

– Hacer meditación, yoga, o práctica de actividades espirituales (rezar) según el credo de cada persona. Escuchar música relajante, instrumental Zen, etc.

–  Beber suficiente cantidad de líquidos (principalmente agua); no menos de 1 ½ litros por día. 

– Dieta variada, sana y ligera, lo que no significa comer caro. Se prefieren entre 4 y 6 comidas pequeñas por día con variedad de frutas, hortalizas y verduras, semillas secas, carne rojas y blancas magras e hidrato de carbono naturales no refinados. Ej: arroz integral, granos, cereales, en lugar de panificados, conservas o bebidas endulzadas.

– Una práctica sexual regular y placentera lo que tiene impacto positivo en la auto-estima, el buen humor, en el aparato cardiovascular, respiratorio y en el control del peso corporal, y de los dolores.

Dr. R. Quiñones Molina

Centro de Rehabilitación Integral REBIOGRAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguir leyendo:

Osteoporosis en Mujeres
Osteoporosis

Osteoporosis, las mujeres son las más propensas

La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) define a la Osteoporosis como la disminución de la densidad mineral del hueso en más de dos y medio desviaciones estándar por debajo del valor normal o de referencia para el sexo, la edad y la talla de la persona en cuestión. Para describirla se deben tener en cuenta 3

el apoyo psicológico ante las enfermedades
Salud

 ¿Qué será de mi hijo con discapacidad cuando yo muera? 

  Es un tema difícil, angustiante, que preocupa a muchas personas, pero que inevitablemente debemos abordarlo, y esto incluye a todas las personas de la sociedad en conjunto, no solo a padres, hermanos o familiares directos de una persona con discapacidad. La pregunta que figura como título de este artículo es una pregunta que se

ACV

¿Cómo se trata un ACV?

Con estadísticas abrumadoras, hoy el ACV (Accidente Cerebrovascular) es la principal causa de discapacidad en las personas mayores, y es la 3º causa de muerte, después de los infartos cardíacos y cáncer. En el mundo afecta a más de 5 millones de individuos y es una enfermedad cuya cifra va en aumento. Según estadísticas se

Ir arriba