Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter

Cómo afecta la Parálisis Cerebral Infantil a nivel intelectual

chico transitando la ciudad con sus muletas

Parálisis cerebral infantil

La parálisis cerebral infantil se origina en una lesión prenatal, perinatal o posnatal, que afecta al sistema nervioso central y se manifiesta por la aparición de problemas motores, que varían su intensidad según el caso. Se presenta en los primeros años y no es progresiva, desarrollándose en etapas precoces de la evolución del sistema nervioso (es decir, dentro de los primeros 5 años de vida).

En la parálisis cerebral el nivel intelectual puede variar, encontrándose por debajo de la media, ser normal e inclusive superior. También es frecuente que se presenten alteraciones del lenguaje, las cuales pueden ser diversas. Además del problema motor y del lenguaje, en ocasiones existen trastornos de la percepción visual, auditiva y táctil. Los niños afectados por parálisis cerebral revelan un control anormal tanto del movimiento como de la postura, a causa de una alteración del desarrollo cerebral.

Características de la parálisis cerebral

  • Es un trastorno de predominio motor (si bien puede acompañarse de otros déficits o anormalidades).
  • No es una lesión progresiva, si bien al manifestarse puede presentar cambios en lo que se refiere al crecimiento y desarrollo del niño. Sin una adecuada intervención de neurorrehabilitación puede llegar a producirse un deterioro muscular a mediano o largo plazo.
  • Está considerada una encefalopatía y ocurre en etapas de crecimiento acelerado del cerebro.

Si bien se desconocen las causas prenatales de la parálisis cerebral, sí se han documentado algunas de ellas.

Son las siguientes

  • Infertilidad previa y –posiblemente– algunos aspectos de su tratamiento.
  • Infecciones intrauterinas tales como rubeola, toxoplasmosis, citomegalovirus, etc.
  • Malformaciones cerebrales, especialmente anomalías en la migración neuronal en el segundo trimestre del embarazo.
  • Problemas placentarios, que incluyen infecciones, hemorragias e insuficiencias.
  • Exposición a sustancias químicas tales como el mercurio.
  • Enfermedades tiroideas.
  • Deficiencia de yodo.
  • Accidente cerebro vascular intrauterino.
  • Trauma físico abdominal, como por ejemplo accidente automovilístico o violencia doméstica.

Causas perinatales

  • Bilirrubina.
  • Prematuridad.
  • Bajo peso al nacer.
  • Hipoxia perinatal.
  • Trauma físico directo durante el parto.
  • Mal uso y aplicación de instrumentos (fórceps).
  • Placenta previa o desprendimiento.
  • Parto prolongado y/o difícil.
  • Presentación pelviana con retención de cabeza.
  • Asfixia por circulares al cuello (anoxia).
  • Cianosis al nacer.
  • Broncoaspiración.

Causas posnatales

• Traumatismos craneales.
• Infecciones (meningitis, meningoencefalitis, etc.).
• Intoxicaciones (plomo, arsénico).
• Accidentes vasculares.
• Epilepsia.
• Fiebres altas con convulsiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguir leyendo:

Tratamiento del dolor
ACV

¿Cómo se trata un ACV?

Se conoce que, en el mundo, entre casos existentes y nuevos, se producen entre 8 y 9 ACV cada 100 habitantes por año. En argentina la estadística marca un caso nuevo cada 9 minutos (aproximadamente), esto significa que tenemos entre 124000/125000 casos nuevos de ACV por año; de los cuales el 80% son isquémicos, por

Marcha por una Ley de Fibromialgia
Prensa

Proyecto de ley para las personas con fibromialgia ¿Es necesaria esta ley?

Las personas con fibromialgia sufren dolor, pero especialmente sufren de desatención y poco reconocimiento social a su patología. No es una enfermedad psicológica. Es multicausal, sí; y provoca un desorden generalizado y mucho dolor, que los puede arrastrar a la depresión. Es necesario hoy visibilizar este desorden que afecta al 6.3% de la población mundial,

conexión cerebro intestinal
neurologia

La estrecha relación intestino/cerebro

Se ha estudiado y se considera que vivimos en una simbiosis o en un equilibrio permanente con más de 100.000 millones de bacterias que habitan en nuestro organismo. Estas pueden ser amigables y ayudarnos en funciones tan importantes como la absorción de los alimentos o en la síntesis de los neurotransmisores. Cumpliendo un rol importantísimo

Ir arriba